Casos reales- ROBO

En la zona donde está localizado el despacho todos nos conocen como las abogadas penalistas del barrio. A menudo  nos piden consejo.

 

Hemos defendido al portero de un edificio de la misma calle, al hermano del camarero que nos sirve los cafés y el otro día le tocó el turno al novio de una chica que regenta un centro de belleza. Ésta nos comentó muy preocupada que le acusaban a él y a su hermano de un robo que no había cometido y me pidió ayuda.

Los cité en el despacho, vino ella también, preparamos el juicio perfectamente, buscamos las pruebas para acreditar su inocencia, incluso la juez se enteró de que era el novio de la chica que regenta un centro de belleza y nos preguntó si estaba bien.

Finalmente absolvió a los dos. Ella está feliz, su novio ya no tiene el problema. En breve se casarán. Menos mal que ella buscó ayuda, un buen acompañamiento te cambia la vida. Si tienes un problema penal llámanos.

Deja un comentario